Infographía

En esta gráfica no aparece una energía de carga de base; la zona gris representa en este momento cargas medias y pico. Claramente, Alemania va a requerir un enjambre de generadores de energía suministrable muy flexibles que todos los días puedan incrementar su producción a 50 gigavatios o más en cuestión de horas. A la fecha, el país no cuenta con esta capacidad generadora tan flexible y todos los planes existentes para nuevas plantas de energía están en entredicho, dadas las nuevas condiciones del mercado con precios bajos para la venta al por mayor. De 2010 a 2015, los precios de la electricidad al por mayor en la bolsa de la energía de Alemania cayeron casi a la mitad. Un motivo importante es el aumento de la energía solar en particular: como la mayor parte de ella se genera alrededor del mediodía, la demanda de potencia máxima al mediodía se ha visto compensada en gran medida.

Estas cifras representan una “creación bruta de empleo”, es decir el número absoluto de empleos generados. Un estudio en profundidad del mercado alemán calcula una creación neta de puestos de trabajo de alrededor de 80 mil, que se elevan a 100 mil–150 mil en el período de 2020 a 2030. Una de las razones de que las energías renovables tengan un efecto positivo en la creación neta de empleos es que compensan directamente la generación de las centrales nucleares y muy pocas personas trabajan en esos sectores.

En Alemania, el sector de la energía eólica alcanzó su punto máximo en 2002, con la nueva instalación de casi 3,2 gigavatios; momento a partir del cual el mercado se estabilizó en casi 2 gigavatios de capacidad nueva anual durante una década, el equivalente al 2,5 por ciento de la demanda máxima (cerca de 80 gigavatios).