Principales hallazgos

Alemania demuestra que la lucha contra el cambio climático y la eliminación gradual de la energía nuclear pueden ser los dos lados de la misma moneda.

Muchos países están batallando para cumplir con sus compromisos climáticos. La capacidad nuclear alemana cancelada ha sido remplazada con más energías renovables, plantas de energía convencional de respaldo y mucha mayor eficiencia. Las energías renovables redujeron las emisiones de Alemania en cerca de 130 millones de toneladas en 2016. En general, el país superó en casi cuatro puntos porcentuales su meta de acción climática de Kioto, de 21 por ciento de reducción para 2012. Sin embargo, es muy probable que Alemania no cumplirá con la meta para 2020 de una reducción de 40 por ciento en comparación con sus niveles de 1990. En 2016, la reducción solo había llegado a 27 por ciento, dejando una brecha 13 puntos porcentuales para cubrir en solo cinco años. Si se deja que permanezcan conectadas las termoeléctricas a carbón, deben conseguirse avances en otros sectores, como lograr que las personas inviertan en renovación de construcciones y manejar menos automóviles. En general estas son ideas difíciles de argumentar para convencer a la población alemana.