Preguntas y respuestas

¿La transición energética es asequible?

Sí, de hecho, no nos podemos dar el lujo de no tenerlas. Las inversiones que se hagan en las energías renovables hoy se pagarán a lo largo de los 20 años de vida de servicio del equipo, en la medida que la energía convencional se hará más cara. En muchas partes del mundo las energías renovables ya son competitivas con relación a la energía fósil. Además, las energías renovables sólo dan la impresión de ser más caras porque algunos de los costos de la energía de origen fósil y nuclear pasan como impuestos, mientras que otros costos externos no están incluidos en los recibos de pago del servicio.

Básicamente, el costo de las energías renovables seguirá cayendo, mientras que el costo de la energía convencional – tanto combustibles de origen fósil como energía nuclear – seguirá fluctuando de forma impredecible. Los gastos de calefacción en Alemania principalmente a partir de combustibles fósiles alcanzaron niveles récord en 2013. Para contrarrestar el efecto de los bajos precios del petróleo en 2015 el gobierno restringió la instalación de calefactores de petróleo y comenzó a exigir la instalación de calefactores a base de energías renovables en 2016.

El instituto de investigación económica líder en Alemania, esto es el Instituto Alemán de Investigación Económica (DIW, por sus siglas en alemán), estimó en 2012 que el costo de la Energiewende ascendería a 200 mil millones de euros en los 10 años siguientes, aunque el efecto neto (algunos costos de la energía se reducirán al mismo tiempo) serán de alrededor de 10 euros al mes por unidad familiar. En 2015 el Instituto Frauenhofer IWES también calculó el costo de la Energiewende hasta el año 2050 y concluyó que sería menor al costo sin transición, en un estimado conservador.

Cuando observamos detenidamente la sobretasa que cubre la energía renovable en Alemania, encontramos que no explica dos tercios del incremento en la tasa promedio de la energía al por menor en Alemania, en los últimos diez años.

Subsidios ocultos

Ciertamente vale la pena señalar que Alemania dio impulso a las energías renovables cuando eran caras y al hacerlo, contribuyó a hacerlas económicas. En términos generales los pronósticos indicaban que el impacto en costos del paso a las energías renovables alcanzaría el máximo en la primera mitad de esta década, pero ahora está claro que las inversiones alemanas en este ámbito alcanzaron su máximo nivel en 2010 y serán más de un tercio más bajas anualmente que el nivel récord durante las décadas próximas.

Al invertir en las energías renovables tan pronto, Alemania pudo haber incurrido en altos costos, pero también se erigió como un importante proveedor de tecnologías diseñadas para el futuro. En otras palabras, como las energías renovables son cada vez más competitivas, todo el mundo comenzará a hacer el cambio. Las inversiones alemanas en fotovoltaica, en particular, han hecho asequible la tecnología a todo el mundo, incluidos los países en vías de desarrollo. Por ejemplo, en 2015 China instaló 15 gigavatios de energía fotovoltaica, con los que alcanzó un total de 43 gigavatios y se hizo con el primer lugar a nivel mundial, rebasando a Alemania. El mismo año China también instaló más de 30 gigavatios de energía eólica. Y la India también tiene importantes planes para impulsar la construcción de parques fotovoltaicos y eólicos (175 gigawatts de energías renovables para 2022). Según Bloomberg Energy Finance las economías en desarrollo y emergentes invierten ahora más en energías renovables que los países de la OCDE.

Una razón que permite entender por qué las energías renovables dan la impresión de ser tan caras en Alemania es que mucho de su costo total se paga inmediatamente, en tanto que concepto dedicado (la sobretasa EEG). En contraste, el apoyo al carbón y la energía nuclear ha estado incluido en gran medida como un rubro de presupuesto que se traslada a los contribuyentes, y debido a que Alemania tiene un déficit presupuestario este costo ha sido trasladado a los futuros contribuyentes, con todo e intereses (fuente: Presupuesto Verde Alemán).

Además, el “costo” de la Energiewende no puede verse de manera aislada. Los costos no monetarios del consumo de energía no aparecen en los recibos de electricidad, gas y aceite que pagan los consumidores. No obstante, el impacto ambiental ocasionado por la emisión de gases de efecto invernadero y la contaminación agregan una cantidad considerable. Un estudio publicado por el Ministerio de Enegía de Alemania en 2015 estima que se evitaron unos 9 mil millones de euros netos en 2013 debido a que la gente utilizó electricidad y calefacción renovables. Estos ahorros, no obstante, no se encuentran separados en ninguna lista de ninguna factura. Además, Alemania se encuentra reduciendo de manera gradual su dependencia de la importación de energía al invertir en energía renovable en casa; y dando con productos más eficientes que muy pronto también se venderán muy bien en el mercado mundial.