Políticas para energía limpia

Ley de cogeneración

Alemania quiere que 25 % de su suministro de energía provenga de unidades de cogeneración para 2020, ya que ésta es mucho más eficiente en comparación con la generación por separado de energía y calor. Así, la Ley de cogeneración paga bonos por cogeneración en relación con el tamaño del sistema, independientemente de la alimentación.

Aun cuando es posible contabilizar kilowatt-hora de calor de la misma forma en que contamos kilowatt-hora de electricidad, Alemania nunca ha ofrecido tarifas de alimentación para el calor renovable. Por el contrario, en 2002 el país adoptó la Ley de cogeneración.

Se entiende que la cogeneración se da cuando se recupera parte del calor residual producto de la generación de energía, incrementando con ello la eficiencia general del consumo de combustible. La meta que se definió en 2009, cuando entró en vigor la primera enmienda, fue que Alemania tenía que obtener 25 por ciento de su suministro de energía de unidades de cogeneración para el 2020 (comparado con 14,5 por ciento en 2010). Debido a que el calor puede ser almacenado más fácil y eficientemente en comparación con la electricidad, dichas unidades pueden acelerar su producción cuando se requiere de la energía al mismo tiempo que el calor se almacena para otro momento.

No obstante, existe un debate en Alemania con respecto a si las unidades de cogeneración deben operar con base en la demanda de energía en oposición a demanda de calor. Los críticos de la política actual sostienen que la insuficiencia en la producción de calor podría requerir el uso de sistemas ineficientes de calefacción como respaldo para cubrir la demanda máxima, lo cual podría ir en demérito de la eficiencia en general. Sin embargo, es claro que la cogeneración resulta mucho más eficiente que la generación de energía y calor por separado. La organización para la conservación de la energía alemana ASUE (por sus siglas en alemán) coloca el potencial de eficiencia total de la cogeneración en 87 por ciento, en comparación con tan sólo 55 por ciento para la generación de energía y calor por separado.

La legislación establece un bono para cada kilowatt-hora de energía que produce la unidad de cogeneración y esa energía tiene prioridad en la red. Lo interesante es que no hay pago especial para el calor generado; el incentivo está en el bono por la energía producida. Además, el único requerimiento para la eficiencia es que la unidad de cogeneración debe reducir en 10 por ciento el consumo de energía primaria, en comparación con la misma cantidad de calor y energía suministrada por generadores por separado.

La Ley de Cogeneración de 2017 instrumentó dos cambios importantes. Primero, incrementó el bono al pasar de 5.41 a 8 centavos de euro por kWh para las pequeñas unidades cogeneradoras. Este montó se pagaría por encima del precio promedio al por mayor base que se ofrece en la Bolsa Europea de Energía (la EEX), también conocido como “índice cogen”. Y segundo, la duración cambió de criterio, razón por la cual pasó de 10 años a 60 mil horas de operación. The 2017 Cogeneration Act implemented two main changes. First, the bonus was increased from 5.41 to 8 euro cents per kWh for small cogeneration units; this amount to be paid on top of the average baseload wholesale rate at the European Energy Exchange (EEX), also known as the "cogen index." And second, the duration was changed from 10 years to 60,000 operating hour