Políticas para energía limpia

Ley para acelerar la expansión de la red

La transición energética requerirá de una red ampliada y adaptada que le permita operar con mayor energía renovable. Sin embargo, ninguno de los dos aspectos ha avanzado con suficiente rapidez, de manera que el Parlamento Alemán ha aprobado la Ley para acelerar la expansión de la red. En lo que no hay acuerdo es en cuánto se tiene que hacer. Los planes oficiales ya están en marcha, pero muchos de los proyectos siguen siendo objeto de controversia.

La Energiewende requerirá infraestructura que opere apropiadamente y en particular se requiere adaptar la red y hacerla más inteligente, pues a la fecha está diseñada para que tome energía de estaciones centrales de energía para bajarla a los consumidores, sin embargo, el futuro será más complejo.

Grandes plantas de energía seguirán exportando a la red de tránsito, pero tendrá que ser adaptada para que la energía generada por las turbinas eólicas ubicadas (tanto en tierra como mar adentro) en el norte llegue a los centros de consumo en las regiones occidental y sur del país. Estas mismas líneas se van a utilizar en el comercio de energía. En los niveles de bajo voltaje y voltaje medio de la red estará conectado un número creciente de pequeños generadores distribuidores –conjuntos solares, unidades de cogeneración, turbinas eólicas individuales y pequeños parques eólicos– y controles especiales garantizarán que todo opere sin sobresaltos. La red devendrá en una red más inteligente.

Hasta ahora, la expansión de la red no ha avanzado con suficiente rapidez. Sólo una cuarta parte de los 1.800 kilómetros de líneas planificadas se completaron hasta mediados de 2015. Las líneas que van a conectar las turbinas eólicas mar adentro son especialmente cruciales. Por un momento no estuvo claro quién era responsable financiero si sucedía que las turbinas eólicas mar adentro estuvieran instaladas y la conexión a la red no estuviera lista. En el verano de 2012, el gobierno alemán consiguió un compromiso entre inversionistas en parques eólicos y operarios de transmisión de la red, resolviendo que los primeros serían compensados por los segundos, y que los costos los trasladarían a los consumidores. Este compromiso estableció un doble criterio para la energía eólica. Los pequeños parques eólicos en tierra tendrían que pagar su propia conexión a la estación de transformación más cercana y no recibirían compensación de los operarios de la red si hubiera que actualizar la capacidad de la estación de transformación y no lo hicieran oportunamente. El sector eólico en tierra, que tradicionalmente ha sido operado por proyectos comunitarios y empresas pequeñas y medianas, se encuentra frustrado debido a que los operarios de transmisión de la red –ex subsidiarias de las cuatro empresas alemanas que no siempre ayudaron a los parques eólicos en tierra– reciben un trato especial en relación con sus conexiones a la red.

En 2011, el Parlamento Alemán aprobó la Ley para acelerar la expansión de la red (NABEG, por sus siglas en alemán). Esta pide que la Agencia de la Red de Alemania observe que las líneas de ultra-alto voltaje, lo mismo que las líneas de alto voltaje (110 kilovoltios) a ser instaladas, por regla se haga de forma subterránea. Además, tiene que haber mucha participación del público, lo mismo que transparencia en las primeras etapas de planeación, con el objetico de incrementar la aceptación pública. En 2014, dos borradores del Plan de Desarrollo de la Red analizaron la necesidad de crear un “Plan de Necesidades Federales” que devendrá en ley. La meta no sólo es expandir la red, sino que las redes existentes también tendrán que ser actualizadas y optimizadas. Por ejemplo, se podrán utilizar líneas de energía resistentes a la temperatura para transportar grandes cantidades de electricidad sin que se necesiten instalar más líneas. El monitoreo de la temperatura también permitiría que las líneas se utilicen casi a su capacidad plena cuando el viento las enfríe; lo cual generalmente sucede cuando también hay mucha energía eólica. La NABEG fue complementada por una ley especial para promover los cables subterráneos, sobre todo las líneas de larga distancia de corriente continua de alto voltaje.