Políticas para energía limpia

Directiva de Ecodiseño/ErP

Otra herramienta importante para la transición energética es la Directiva de Ecodiseño, que al mismo tiempo es el principal instrumento normativo para terminar con los productos que tienen el peor desempeño en términos ambientales. Esta normativa esencial inició en toda Europa y sigue siendo una de las herramientas más importantes para reducir la demanda de nuevas redes y plantas de energía en Alemania, por lo que es un aspecto crucial de la transición energética.

La Directiva Ecológica 2005 (denominada Directiva de Productos relativa a la Energía o ErP, por sus siglas en alemán, desde 2009) tiene sus raíces en Bruselas y la Unión Europea y norma la eficiencia de los productos que consumen energía, con excepción de construcciones y automóviles. La Directiva ErP establece normas mínimas para distintas categorías de productos. Asimismo, considera evaluaciones del ciclo de vida de ciertos productos para determinar su impacto ambiental y detectar maneras de mejorarlos.

Para 2015, 11 grupos de productos quedaron incluidos en la directiva, entre ellos productos electrónicos, refrigeradores, congeladores y motores eléctricos. La directiva se aplica no sólo a productos que usan ellos mismos energía (como computadoras y boiler) sino los productos que afectan el consumo de energía (como ventanas y regaderas). Hay un proceso continuo de formulación de directivas para productos individuales, mientras que otras se encuentran en revisión. Para 2020, se espera que la directiva reduzca en 12% el consumo de energía en la UE, comparado con un escenario de consumo donde no se tomara ninguna medida.

También hay normas europeas para el etiquetado de energía. Esta “etiqueta de eficiencia” responde a una falla importante en el mercado que tiene que ver con la ausencia de información, pues los consumidores no cuentan con información inmediatamente disponible con respecto al consumo de energía y cuánto les va a costar en caso de que compren un dispositivo en particular. La Directiva ErP busca remediar esta situación.

De esta manera la directiva ErP corta los productos con el menor desempeño, al tiempo que busca que la etiqueta guíe la demanda hacia el mayor nivel de eficiencia convenciendo al consumidor de que compre los mejores productos.

Normas específicas

Probablemente la medida más efectiva fue la regulación del apagado en modo de espera (standby) y de pérdida de energía. Los aparatos en modo de espera consumían docenas de watt incluso cuando se suponía que estaban apagados desde el punto de vista del consumidor. Un ejemplo es un televisor que está enlazado por control remoto. A la fecha, la Directiva ErP requiere que dichos aparatos no consuman más de un watt cuando están en modo de espera y dicha cantidad será reducida a 0,5 watt. Para los consumidores no hay desventajas. La directiva mejor conocida es la relativa a la iluminación doméstica que prohíbe el uso de la mayor parte de los focos incandescentes. Los productos para iluminar han cambiado de focos incandescentes a fluorescentes y luces de LED.

Para 2020, la eliminación gradual de los focos incandescentes resultará en ahorros de 39 terawatt-hora de energía en toda Europa, equivalente a la generación de energía de seis termoeléctricas alimentadas con carbón. Las normas de eco-diseño para los motores eléctricos incluso llevarán a una reducción de 135 terawatt-hora para 2020, equivalente a 20 termoeléctricas alimentadas con carbón.

Otro ejemplo exitoso es la regulación de las aspiradoras. Los resultados de los estudios llevados a cabo mostraron que no había correlación entre la energía eléctrica y la potencia de limpieza. Por lo tanto, se definió una potencia máxima de 1.600 vatios, a partir de 2014, con una segunda reducción a 900 vatios en 2017. El resultado: una reorganización muy rápida del mercado, con aspiradoras más eficientes, tecnológicamente optimizadas y con una mayor eficiencia energética, que ganó en cuota de mercado en solo unos meses.

Tales normas de eficiencia abarcan toda Europa debido a que la UE da gran importancia al libre comercio de bienes dentro del mercado común. Por tanto la Directiva ErP se aplica directamente a Alemania y todos los otros países integrantes de la UE.

Aun cuando la Directiva ErP fue presentada por la Unión Europea, es una pieza crucial de la Energiewende alemana ya que reduce la necesidad de expandir y construir nuevas plantas al reducir el consumo de energía.