Preguntas y respuestas

¿Alemania importará más energía después del abandono gradual de la energía nuclear?

Alemania ha sido un exportador neto de energía por años y lo seguía siendo para 2011, incluso después de cerrar ocho plantas nucleares en una semana. En 2012, el país incluso volvió a un nivel récord de exportaciones de energía, también a Francia. En 2015, se establecieron nuevos niveles récord. La energía renovable está creciendo a un ritmo tan rápido que las centrales de carbón están siendo desmanteladas, lo que resulta en precios al por mayor relativamente bajos que hacen atractiva la exportación de energía.

En general, Alemania tiene capacidad de generación que excede la demanda de energía. Incluso después de apagar las plantas nucleares en marzo de 2011, el país tiene cerca de 100 mil megawatt de capacidad de generación convencional conectada a la red, en comparación con tan sólo 80 mil megawatt de máxima demanda de energía para el año.

Al inicio de 2011, Alemania contaba con una capacidad de generación de energía suministrable (esto es, sin incluir la energía solar ni la eólica) de 93.100 megawatt, de la cual cerca de 8 mil megawatt fue lo que se apagó en marzo último. De acuerdo con la Asociación Alemana de Industrias de la Energía y el Agua (BDEW, por sus siglas en alemán), Alemania exportó 90 mil megawatt-hora netos por día en promedio, en las seis semanas que antecedieron a la moratoria de energía nuclear a mediados de marzo de 2011, mientras que, iniciando el 17 de marzo de 2011, el país comenzó a importar en promedio 50 mil megawatt-hora netos por día.

Por el contrario, más bien están preocupados por el incremento en la energía eólica y la solar, ya que Alemania podría compensar la producción de energía de origen fósil y nuclear de dichos países.

Para el este, podría seguirse importando más energía de la República Checa, pero no debido a que haya escasez de electricidad en Alemania. Más bien, el mercado energético de Alemania compra electricidad convencional ahí donde es más barata. Países como Polonia y República Checa no se quejan por alimentar la red alemana después de la moratoria nuclear. Por el contrario, más bien están preocupados el incremento en la energía eólica y la solar, ya que Alemania podría compensar la producción de energía de origen fósil y nuclear de dichos países.