Preguntas y respuestas

¿Cómo evolucionan las emisiones de carbono?

En 2013, las emisiones de carbono en Alemania aumentaron alrededor de un 1%, luego bajaron en casi 5% y en 2015 volvieron a subir un 0,7% y 0.9% en 2016.

De acuerdo con cifras de la Agencia Alemana de Medio Ambiente (grupo de trabajo compuesto por expertos en empresas de servicios y finanzas que recaba información sobre energía en el país), los principales factores responsables de los recientes incrementos experimentados son externos al sector energético; el consumo de carbón se redujo. Más bien la demanda de calefacción se incrementó y la población alemana creció 1% durante esos años.

Para hacer frente a los sectores de calefacción y transporte, que representan aproximadamente cuatro quintos del consumo de energía final en Alemania, la Energiewende debería convertirse en una verdadera transición “energética”, no solo eléctrica. Solo entonces será posible abordar realmente las emisiones de carbono en Alemania provenientes del consumo de energía. Mientras que la mayor parte de atención se sigue dirigiendo hacia la energía procedente del carbón, Alemania en realidad emite más carbono por su consumo de petróleo y gas.

En el sector de la calefacción, se ha producido un cambio gradual del petróleo y el carbón al gas natural, que presenta menores emisiones específicas de carbono, pero en el sector energético el gas natural es más costoso en Alemania como fuente de electricidad, donde el carbón sigue siendo más económico. Un precio del carbono a nivel europeo a partir del comercio de derechos de emisión tuvo el fin de facilitar la transición de la generación a base de carbón, con alto nivel de emisiones, al gas natural que es más ecológico, pero el precio del carbono se ha mantenido demasiado bajo.